Para mayor información sobre la Basílica del Señor de los Milagros ingresa a su sitio web a través del link https://www.milagrosodebuga.com/

 

La primera piedra la bendijo Monseñor Ortiz, Arzobispo de Popayán, y sirvió de padrino el Presidente de la República Dr. Rafael Núñez.

El 2 de agosto de 1907 (Fiesta de San Alfonso fundador de los Redentoristas), se procedió a la Solemne Bendición e inauguración a la que asistieron grandes personalidades entre ellas el Nuncio Apostólico o Embajador del Santo Padre Monseñor Ragonesi y el nuevo Arzobispo de Popayán, Monseñor Antonio Arboleda, además de infinidad de fieles devotos venidos de diferentes sitios del país.

Era un río desbordado de gentes devotas de todas las clases sociales, un espectáculo impresionante y conmovedor y un resonar de clamores, plegarias y vivas al Señor de los Milagros.

El paso era llevado en hombros por sesenta y cuatro caballeros vestidos de rigurosa etiqueta, se turnaban de diez y seis en dieciséis, llevando las andas donde iba la imagen. La procesión duró varias horas y a la entrada del templo fue necesario extender doble fila de soldados para contener a la inmensa multitud que se aprestaba para estar cerca a la imagen.

El Templo mide 80 metros de largo x 33 de altura. Entre las dos hermosas torres hay una estatua del Santísimo Redentor de 2 ½ mts de altura en hierro fundido. El Campanario consta de cinco campanas francesas. Es el mayor de la nación y el más sonoro. La campana del Milagroso, que da la nota Mi, pesa 1.111 Kgms, la del Perpetuo Socorro que emite el Fa sostenido pesa 778 Kgms, la campana consagrada a la memoria de Santa Teresa del Niño Jesús y que da la nota Sol pesa 548 Kgms. La más pequeña pesa 289 Kgms, y la monumental, construida en 1955, pesa 3 toneladas.