Atollado de Pato, uno de los platos más ancestrales del Municipio de Buga

 

Historia

En la época de la colonia fue elaborado en la costa pacífica, en Guapi, más puntualmente en este pueblo se preparaba con toyo (tiburón joven) de allí algunos dicen que viene el nombre de atollado y aunque tenga sentido, por otro lado, el atolle es una palabra muy española que significa amontonar, en ese entonces otro posible origen de su nombre.

¿Sabe por qué el atollado de pato es el mejor? Porque es especial, es saludable es cero colesteroles, no lleva aceite y no tiene químicos; todos los ingredientes son naturales, además, previene las arrugas. A pesar que lo más emblemático del Valle es el Tamal valluno, la empanadita y el pandebono, indudablemente el arroz atollado también lo es.

La Laguna de Sonso inicialmente tenia comunicación con el río Sonso, el cual por efecto de las crecidas del río Cauca, se represaba y desviaba su curso hacia el norte; estas cumplían diversas funciones en la Laguna, como era la de limpiar por efecto de la corriente así formada, los limos y demás sedimentos presentes en la Laguna. La parte norte de la Laguna entregaba sus aguas nuevamente al río, mediante siete caños de los cuales de los cuales el más importante era el Caño Carlina, al lado del cual después de 1970 se ubicó un caserío de pescadores.

¿Que comía el valluno inicialmente? Productos de rica fauna acuática que se daba en sus humedales y como todo eso era una gran región, los señores viajaban y llevaban con ellos cocineros.

Un arroz atolladlo de pato es producto único de la cultura vallecaucana y no se encuentra en otras regiones del mundo, aun que en ellas se cultive el arroz y se críen los patos; llegar a esa forma precisa de combinar, de conocer el arroz y el pato es el resultado de un misterioso e intrincado proceso cultural en el que han participado varias generaciones de vallecaucanos.

Es así como el arroz atollado de hoy llego a existir, llegando de España por el Istmo de Panamá al Litoral Pacífico y luego viajando al interior siguiendo el cauce del Río Cauca hasta el Centro del Valle seguramente viajo más al norte, pero dejando su nombre en el Valle.

Desvincular la historia de lo que comemos es imposible, lo que nos comemos no es solo carne, no es solo el dulce o un arroz, también degustamos el cuento y lo hacemos porque queremos evocar memorias porque mientras comemos imaginamos el ayer. Definitivamente el verdadero sabor de un plato, no está en su preparación también en su historia.